El Monte Saint Michel: Una Joya Entre El Cielo Y El Mar

El Monte Saint-Michel, enclavado en su bahía como una joya en su estuche, acoge cada año a cerca de 3,5 millones de visitantes, ya sean peregrinos o simples turistas. Su reconocible silueta culmina a 170 metros sobre la costa con una estatua del Arcángel Miguel. Le invitamos a redescubrir este lugar turístico ineludible por su situación geográfica y la riqueza de su patrimonio cultural.

Presentación

El Mont-Saint-Michel es una comuna en el Département de La Mancha, en la región de Baja Normandía. El municipio toma su nombre del islote rocoso dedicado a San Miguel en el que se encuentra la abadía del Monte Saint-Michel, lugar de peregrinación mundialmente conocido.
El Monte Saint-Michel es el sitio turístico más visitado de Normandía y el tercer sitio más visitado de Francia, después de la Torre Eiffel y el Castillo de Versalles, debido a su excepcional arquitectura y su bahía.
Este lugar, clasificado como monumento histórico en 1874, está inscrito en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1979.

Un sitio natural excepcional

El Monte Saint-Michel es un islote rocoso situado al este de la desembocadura del río Couesnon, conocido como "Monte Tombe" antes de la construcción de un santuario dedicado a Saint Michel en 709.
La montaña, que tiene una superficie expuesta de unas 280 ha, dio su nombre a la bahía que se abre al Canal de la Mancha, en el que está bañada.
Esta bahía, que se extiende entre Bretaña (al sur) y la península normanda del Cotentin (al este), es una de las más bellas del mundo, pero tiene algunos riesgos.
Las mareas de la bahía del Monte Saint-Michel impresionan por su amplitud (casi 13 m en los días de marea alta) y por su velocidad, que les ha valido la fama de volver "a la velocidad de un caballo al galope".
Esta bahía prácticamente plana también es propensa a la sedimentación. Debido a la presencia de arenas movedizas, cruzar las orillas de la bahía puede ser peligroso sin un guía experimentado.

Historia del sitio

A partir del año 709 se construyó en la montaña un santuario en honor al arcángel San Miguel. El pueblo, establecido en la misma época, se desarrolló a la sombra de una abadía medieval, que es hoy la joya arquitectónica del Monte Saint-Michel.
Durante doce siglos y hasta la Revolución Francesa, el monte fue un importante lugar de peregrinación en honor a San Miguel.
El turismo se desarrolló a partir del siglo XIX, cuando escritores y pintores románticos visitaron el Monte por su encanto y sus cualidades pintorescas.
Pero fue en la segunda mitad del siglo XX cuando el lugar se convirtió en un destino turístico de renombre mundial, haciendo de la pequeña ciudad normanda uno de los principales destinos turísticos de Francia.
En verano hay hasta 20.000 visitantes diarios.

El proyecto de desalinización

Un dique insumergible, construido a partir de 1880, aceleró el aterramiento de la bahía, al igual que la construcción de pólderes para la agricultura y la ganadería.
Como el Monte Saint-Michel corría el riesgo de quedar anclado permanentemente a tierra firme, Los trabajos de desarenado de la bahía del Monte Saint-Michel se han emprendido desde junio de 2006.
En el futuro, el famoso lugar volverá a ser una isla.

El patrimonio arquitectónico

Muchos de los edificios del Monte Saint-Michel, a menudo comparados con las Siete Maravillas del Mundo, están catalogados, individualmente, como monumentos históricos.
La joya de la arquitectura gótica del lugar es, por supuesto, la abadía del Mont-Saint-Michel, fundada en el año 966.
También se pueden visitar otros monumentos religiosos en la roca, como la capilla de Notre-Dame-sous-Terre o la iglesia parroquial de Saint-Pierre que muestra algunos restos del siglo XI, así como la capilla y la fuente de Saint-Aubert.
Además, el municipio es una de las pocas ciudades francesas que ha conservado todas sus fortificaciones medievales, un recinto totalmente catalogado que data de los siglos XIII y XV.
Por último, el pueblo incluye casas catalogadas: la Casa de la Alcachofa, la Casa de la Concha, la Casa del Unicornio, la Casa de la Olla de Cobre, la Casa de la Cerda, la Casa de Saint-Aubert, la Casa de Tiphaine Raguenel, la Casa de Saint-Symphorien, el Hotel Dauphin, el Hotel Mouton-Blanc, el Hotel Mère Poulard y el Hotel Saint-Pierre.
Invitamos a los visitantes que tengan curiosidad por descubrir este lugar imprescindible a que se pongan en contacto con la oficina de turismo o realicen una visita virtual a la abadía en la siguiente página web: http://vinz1966.free.fr/.

Autor: Audrey
Imagen de copyright: Ridoe on Pixabay
Tags: Monte Saint-Michel, bahía, abadía, montaña, santuario, normanda, capilla, Saint-Pierre, Francia, peregrinación, turismo, San Miguel, islote, municipio, patrimonio, Mont-Saint-Michel, 2006, ganadería, agricultura, pólderes, aterramiento, dique, desalinización, siglo XX, pintores románticos, siglo XIX, Dauphin, isla, siete maravillas del mundo, siglos XIII, XV, siglo XI, alcachofa, iglesia, Unicornio, arquitectura gótica, La joya, monumentos históricos, cobre, roca, Revolución Francesa, medieval, UNESCO, Patrimonio Mundial, monumento histórico, arquitectura, Castillo de Versalles, Eiffel, Normandía, Baja Normandía,
Más información: http://www.ot-montsaintmichel.com/accueil.htm
En francés: Le Mont Saint Michel : un joyau entre ciel et mer
En inglés: The Mont Saint Michel : a jewel between sky and sea
Düsseldorf: un destino artístico
← Anterior Düsseldorf: un destino artístico