*
El Camerisero O Madreselva Comestible: Un Arbusto Sorprendente

El Camerisero O Madreselva Comestible: Un Arbusto Sorprendente

El camerisier, más conocido como madreselva comestible o madreselva azul, es un pequeño arbusto frutal todavía poco conocido en Francia. Sin embargo, tiene algunas características sorprendentes, muy interesantes para los jardines de altura y/o para los amantes de las superfrutas.

Un arbusto frutal originario de Siberia

¿Has oído hablar alguna vez del árbol de la cámara? Este pequeño arbusto frutal, cuyo nombre botánico es Lonicera caerulea var. Kamtschatica, tiene muchos nombres vernáculos.

Recibe el nombre de madreselva comestible, baya de mayo, madreselva azul o arándano siberiano. Este último nombre recuerda que este arbusto frutal es originario de Siberia. En Rusia, sus bayas azules comestibles son muy apreciadas, al igual que en Canadá.

Precaución: la madreselva azul no debe confundirse con otra variedad de madreselva. De hecho, las botas de mayo son las únicas que son comestibles. Las bayas de todas las demás variedades de madreselva son venenosas.

Puede utilizar este arbusto frutal en un seto sin obstáculos o en el fondo de un parterre, o plantarlo como sujeto aislado en su jardín. Incluso puede cultivarlo en un contenedor en su terraza.

Este arbusto de la familia de las Caprifoliaceae comienza a producir frutos en su segundo año y puede seguir siendo productivo durante unos 30 años.

Una bahía por descubrir

Aunque se cultiva habitualmente en Rusia y Norteamérica, la camelia sigue siendo una gran desconocida en Europa Occidental.

Aunque pertenece a la misma familia botánica que la madreselva (Lonicera), este pequeño arbusto frutal alcanza una altura de 1,5 a 2 metros sin hacer vides como la clásica madreselva trepadora.

Tiene un hábito arbustivo y se extiende hasta al menos un metro. Sus hojas caducas son verdes y ovaladas con reflejos azulados.

A principios de la primavera, el arbusto se cubre de pequeñas y discretas flores de color crema. Para facilitar la polinización, es aconsejable plantar dos camerinos en el jardín cerca el uno del otro. Sin embargo, debe mantenerse una distancia de 1,5 m entre cada planta.

Esto le dará frutos comestibles llamados camerises o honeyberry en inglés. Se trata de bayas alargadas de unos 2 cm, de color azul y cubiertas de una flor blanca.

Estos frutos alcanzan su plena madurez en mayo. Es bueno cosecharlas cuando el exterior de la fruta es azul y el interior es completamente rojo. Si tienen un sabor amargo, espere una o dos semanas más antes de recogerlas.

Un arbusto fácil de vivir

Gracias a sus orígenes siberianos, el camerisero es muy resistente al frío: puede sobrevivir a temperaturas de hasta -40°C y sus flores son resistentes al frío hasta -7°C.

Este arbusto frutal, originario de un clima boreal, necesita incluso cierto frío invernal para producir bien la primavera siguiente. Por lo tanto, es ideal para los jardines de altura.

Se puede plantar en otoño o en primavera, a pleno sol en las regiones frías y a media sombra en el sur de Francia.

Como este arbusto no tolera la piedra caliza, proporciónele un suelo húmedo, fresco y drenado que sea neutro o ligeramente ácido.

Riéguelo regularmente durante los tres primeros años mientras se desarrolla su sistema de raíces. A partir de entonces, será capaz de soportar una cierta sequía.

El mantenimiento se limita a aplicar compost en marzo y realizar una poda de mantenimiento si es necesario, consistente en cortar las ramas muertas o desalineadas.

Esta poda puede realizarse al principio del invierno o después de la cosecha. Dependiendo del cultivar, se pueden cosechar bayas desde mayo hasta agosto.

También en verano se puede multiplicar este arbusto por esquejes: basta con tomar esquejes de tallos semiduros (es decir, mitad madera dura, mitad madera blanda).

Bayas con muchas virtudes

Por lo tanto, la recolección de las bayas de cameriso puede extenderse de mayo a agosto.

Pero tendrás que tener cuidado, ya que los pájaros son muy aficionados a estas frutas. Es posible que tengas que instalar una red para pájaros para evitar que devoren tus productos.

Estas bayas son ricos en fibra, minerales, vitamina C y B y polifenoles, concretamente antocianinas que les dan su color azul.

Para aprovechar todas sus virtudes nutricionales, puedes comerlas crudas, siempre que te guste su sabor, que recuerda al de los arándanos, las moras, ¡pero también al del kiwi!

Una vez recogida, la fruta fresca sólo puede conservarse unos días, incluso en el frigorífico.

Por lo tanto, hay que utilizarlos rápidamente en la cocina, por ejemplo en zumos y batidos o cocidos en compotas, jaleas y mermeladas...

Incluso puedes hacer vino o infusiones con ellas para aprovechar sus propiedades antioxidantes y antimicrobianas.

Autor: Audrey
Imagen de copyright: Opiola Jerzy
Tags: arbusto, madreselva, madreselva azul, azul, jardín, fruta, madera, poda, °C, Rusia, Francia, Siberia, kiwi, compost, sequía, capaz, ácido, fresco, piedra caliza, a pleno sol, clima boreal, sabor amargo, antimicrobianas, invierno, moras, frigorífico, arándanos, antocianinas, polifenoles, vitamina C, vino, infusiones, Bayas, antioxidantes, cultivar, fibra, rojo, flor, contenedor, sujeto, parterre, variedad, Canadá, arándano, nombres vernáculos, Lonicera caerulea, botánico, cámara, árbol, familia,
En francés: Le camérisier ou chèvrefeuille comestible : un arbuste étonnant
En inglés: The camerisier or edible honeysuckle: an amazing shrub
El alerce: 5 cosas sorprendentes que hay que saber sobre este árbol
← Anterior El alerce: 5 cosas sorprendentes que hay que saber sobre este árbol