*
Salud: 10 Consejos Para Recuperar La Energía

Salud: 10 Consejos Para Recuperar La Energía

En teoría, todos conocemos las soluciones para combatir los periodos de fatiga: dormir más, tomar vitaminas o café... Pero, ¿son realmente eficaces estas soluciones? Para ayudarte a entenderlo, hemos enumerado 10 consejos para recuperar la energía.

1- Descanso

Esta solución a la fatiga parece obvia... ¡pero poca gente la pone en práctica!

Si sientes que tu energía se agota, lo primero que debes hacer para recargar las pilas es levantar el pie.

No siempre es fácil encontrar tiempo para descansar, sobre todo si se es madre y se compagina con los hijos y el trabajo...

A pesar de ello, el consejo número uno para recuperar la energía es saber descansar al menos el fin de semana, aunque eso signifique dejar de lado algunas tareas domésticas como la Jardinería o la plancha.

2- Hago deporte

Si te sientes agotado, puedes tener la tentación de dejar de hacer deporte o al menos saltarte algunas sesiones de entrenamiento...

Pero cuidado: ¡es una mala idea! De hecho, practicar una actividad física te permite desahogarte y te lleva a una buena fatiga física que te ayudará a dormir bien.

Además, 20 minutos de ejercicio son suficientes para producir neuromediadores como la dopamina y las endorfinas, que mejoran el estado de ánimo.

¡Así que, si tu cansancio es sobre todo mental y/o está relacionado con el estrés, el consejo nº 2 para recuperar la energía es hacer algo de deporte!

Para aprovechar los beneficios, elige una actividad adaptada a tus gustos, edad y capacidades.

No se esfuerce, sobre todo si ya está cansado por una larga semana de trabajo, y evite el ejercicio intenso (como correr o una clase de cardio) a última hora de la noche.

Después de hacer ejercicio, se necesitan entre 45 y 90 minutos para conciliar el sueño.

3- Tomo un zumo de naranja cada mañana

En teoría, es una buena idea beber zumo de naranja recién exprimido todas las mañanas para aumentar la energía, ya que esta fruta es rica en vitamina C.

Con una media de 150 mg de Vitamina c por cada 2 piezas de fruta, tu zumo matutino debería ser suficiente para cubrir tus necesidades diarias.

Tenga en cuenta, sin embargo, que para beneficiarse de un efecto estimulante en caso de bajón, debe tomar entre 500 mg y 1 g de vitamina C...

Además, el zumo de naranja tiene el inconveniente de ser ácido, lo que dificulta su digestión. Por ello, puede provocar acidez y gases en personas sensibles.

Para evitar este efecto de fermentación en el sistema digestivo, tome su zumo de naranja en ayunas o a distancia de las comidas.

4- Tomo hierro en lugar de vitaminas

A menudo pensamos que todo lo que tenemos que hacer para recuperar nuestra energía es tomar una cura de vitaminas. Pero esto no es del todo cierto...

Un curso de complementos alimenticios sólo es útil si se ha detectado una carencia mediante un análisis de sangre.

A veces, los vegetarianos o las personas que no comen mucha carne carecen de hierro, lo que puede causar fatiga (incluso en ausencia de una verdadera anemia).

Por el contrario, las personas que no comen suficientes frutas y verduras pueden carecer de folato o vitamina B9.

Por último, las mujeres que hacen mucha dieta pueden tener carencias de ciertas vitaminas (como la importantísima vitamina D) y minerales.

En este caso, puede ser útil hacerse un análisis de sangre prescrito por el médico, y luego tomar un curso de vitaminas y minerales para compensar la ingesta inadecuada en la dieta.

5- Aumento mi consumo de café

Es un truco bien conocido por los estudiantes que tienen que trabajar hasta tarde por la noche: beber café ayuda a aumentar el estado de alerta.

De forma puntual, esta bebida ayuda a recuperar la energía para realizar una tarea, como mantenerse despierto mientras se conduce.

En tal caso, puedes consumir hasta 5 tazas al día sin riesgo.

Sin embargo, el café no es una solución antifatiga a largo plazo.

También hay que tener cuidado de no combinarlo con otras bebidas energéticas como el té o el Red Bull, ya que se corre el riesgo de que aumente la presión arterial.

6- Duermo más

Por supuesto, todo el mundo necesita una buena noche de sueño para sentirse en forma. Pero cada persona tiene su propia hora de sueño "ideal" y puede variar.

Algunas personas necesitan de 8 a 10 horas de sueño, otras sólo 6.

En conclusión, no te impongas noches de 8 horas, sino respeta tu propio ritmo.

Lo ideal es despertarse de forma natural por la mañana. Por el contrario, si te sientes cansado y nublado cuando te levantas, es señal de que tu sueño no es lo suficientemente reparador (o que tu despertador te ha sacado de la cama en mitad de un ciclo, lo que desorienta...).

7- Tomo una siesta en lugar de dormir hasta tarde

Si cree que tiene una "deuda de sueño", puede pensar que puede resolver el problema durmiendo hasta tarde el fin de semana siguiente.

Pero esta no es realmente la forma de recuperar la energía...

Aunque pasar el rato en la cama es agradable, dormir en ella es demasiado ligero para permitir la recuperación.

Para recuperarse físicamente, hay que dormir profundamente, y para recuperarse psicológicamente, hay que alcanzar el sueño REM al final del ciclo.

En este caso, es preferible permitirse una siesta de 30 minutos durante el día, cuando se sienta la fatiga.

8- Empiezo a meditar

La mediación es una de esas terapias "no convencionales" que pueden ser de gran ayuda en momentos difíciles.

Si experimentas fatiga crónica debido al estrés continuo, la práctica de la meditación puede ayudarte a reenfocar y liberar la tensión.

El beneficio de esta práctica no es sistemático en todas las personas, pero si dominas esta técnica puede ayudarte a recuperar la energía mental y física.

Otra ventaja: la meditación no tiene contraindicaciones ni efectos secundarios y sólo puede aportarle bienestar...

9- Me doy unas vacaciones

Irse de vacaciones es una buena forma de desconectar de la vida cotidiana y descansar.

Sin embargo, este truco para aumentar la energía sólo funcionará si eliges bien tus vacaciones...

Tenga cuidado de no reservar un viaje que le agote aún más.

Incluso si te gusta hacer turismo y visitas culturales, opta por Paquetes que incluyan algunos días de pereza.

Si organiza su propio viaje, no programe demasiadas visitas o actividades.

Recuerde que unas vacaciones relajantes consisten en no hacer nada... o casi nada.

10- Consulto a mi médico

Si su sensación de fatiga no mejora con el descanso, debe consultar a su médico.

En efecto, un estado de fatiga persistente puede ser un signo de un problema de salud (deficiencia, diabetes, hipotiroidismo) o incluso de depresión o de agotamiento...

En este caso, tratar el problema subyacente es la única manera de recuperar la energía.

Autor: Audrey
Imagen de copyright: Pixabay
Tags: energía, fatiga, vitaminas, sueño, zumo de naranja, café, deporte, médico, vitamina C, siesta, fruta, mg, dieta, hierro, meditación, análisis de sangre, física, estrés, rato, plancha, despertador, presión arterial, Red Bull, , bebidas energéticas, última hora, sueño REM, fatiga crónica, jardinería, tensión, efectos secundarios, turismo, pereza, diabetes, hipotiroidismo, bebida, actividad física, endorfinas, zumo, estimulante, dopamina, digestión, acidez, fermentación, sistema digestivo, 20 minutos, vegetarianos, carne, anemia, folato,
En francés: Santé : 10 astuces pour retrouver de l'énergie
En inglés: Health: 10 tips to regain energy
Rostro, uñas y cabello: ¿qué rutina de belleza para el otoño?
← Anterior Rostro, uñas y cabello: ¿qué rutina de belleza para el otoño?